EAP El Coto

[click para empezar de nuevo]

Archivo para Otorrinolaringología

Intervenciones en otitis externa

Este año la organización Cochrane ha publicado una revisión sistemática de intervenciones para la otitis externa. Aunque reconoce que hay pocos ensayos clínicos de calidad de tratamientos de este problema, y la mayor parte no se realizaron en el ámbito de la Atención Primaria, sí llega a algunas conclusiones:

– El tratamiento tópico es eficaz en la otitis externa no complicada. El ácido acético era comparable con antibiótico/corticoide, a la semana, aunque perdía eficacia si el tratamiento se debía prolongar, y además los síntomas se prolongaban dos días más.
– No existen datos suficientes para recomendar el uso de tratamiento con corticoides tópicos en monoterapia.
– Deben tenerse en cuenta otros factores, dado que la efectividad de los distintos tratamientos tópicos es similar: ototoxicidad, riesgo de dermatitis de contacto, resistencias, coste, dosificación… Existen pocos datos para hacer recomendaciones según la duración de los síntomas.
– Con el tratamiento con corticoide/antibiótico tópico los síntomas durarán unos 6 días. Se recomienda una pauta de 7 días, que se prolongaría hasta que los síntomas remitiesen si persisten en ese tiempo, hasta un máximo de 14 días en total. En ese caso debe considerarse el tratamiento ineficaz y buscar una alternativa.

Existe algún documento más de interés sobre el tema:

Systematic review of topical antimicrobial therapy for acute otitis externa (DARE): poca diferencia entre distintos tratamientos antimicrobianos tópicos.

Clinical practice guideline: Acute otitis externa. American Academy of Otolaryngology–Head and Neck Surgery Foundation, 2006.

Como concluye la revisión de Bandolier “Antibiotics for acute otitis externa“: otro ejemplo de falta de datos, y de mala calidad de los ensayos clínicos ante un problema relativamente frecuente. ¿Cómo es posible que ensayos de mala calidad se sigan realizando o publicando?

Parálisis facial 2009

La sesiones clínicas dirigidas por los médicos residentes siguen siendo fundamentales en la programación de las reuniones del equipo. En esta ocasión, Luna realizó una excelente actualización de aspectos prácticos de las urgencias otorrinolaringológicas.

Uno de los puntos que generó una discusión interesante fue el tratamiento de la parálisis facial idiopática (Parálisis de Bell): ¿producen beneficio de los corticoides? ¿qué pasa con los antivirales? ¿están indicado en la parálisis facial idiopática?

Como punto de partida, tenemos una buena revisión de acceso libre publicada en el American Family Physician (2007), eso sí, en inglés.

La parálisis facial idiopática o de Bell es un cuadro súbito de parálisis facial periférica, que parece debido a un fenómeno inflamatorio cuya causa se desconoce, aunque una de las hipótesis más aceptada implica virus herpes tipo I.  Habitualmente, la evolución es buena, con recuperaciones espontáneas (al menos parciales) en más del 70% de los casos a las 3-4 semanas del inicio.

Los corticoides orales han sido el tratamiento tradicional de este síndrome, aunque no exento de discusión. Una revisión Cochrane (que incluyó 4 estudios, con 179 pacientes en total) no mostraba diferencias significativas con el tratamiento con corticoides en la reducción de las secuelas, aunque una actualización está pendiente de incluir un ensayo clínico con 551 pacientes, publicado en el NEJM (evaluando el tratamiento con aciclovir y prednisona combinados o en monoterapia) donde sí se observa un beneficio del tratamiento con prednisona (25 mg dos veces al día 10 días), aunque no con aciclovir.

¿Y añadir aciclovir al tratamiento con prednisona? Un metaanálisis publicado este mismo año en el BMJ, concluye que su asociación con corticoides no da mejores resultados que éstos en monoterapia.

Añadiendo más material (pero no más certezas), este mismo otoño en JAMA se publicó una revisión sistemática-metaanálisis donde se observa cierto beneficio de los corticoides en monoterapia, ningún beneficio de los antivirales en monoterapia y un mínimo beneficio al añadir los antivirales a los corticoides, que rozaba la significación estadística. Esta revisión se evaluó en DARE (Database of Abstracts of Reviews of Effects).

No somos nada.