EAP El Coto

[click para empezar de nuevo]

Archivo para Cardiovascular

Reducción de la mortalidad en pacientes hipertensos tratados con IECA

Un meta-análisis, publicado en European Heart Journal (April 17, 2012), con casi 160000 pacientes, ha demostrado que los inhibidores del SRAA, como una clase única  de fármacos antihipertensivos, se asocia con una reducción significativa de mortalidad por todas las causas del 5%, en poblaciones con una alta prevalencia de hipertensión, cuando se compara con otros tratamientos antihipertensivos.

El análisis de subgrupos estratificados de acuerdo a la clase de droga mostró un diferente  efecto del tratamiento entre los IECA y ARA II. La reducción global de la mortalidad por cualquier causa fue debida, casi por completo, a los IECA, que se asocian con una reducción estadísticamente significativa del 10% en la mortalidad por cualquier causa, mientras que no se observó reducción de la mortalidad con los ARA-II.

En vista de la elevada prevalencia de hipertensión en la población general, el uso generalizado de IECA puede, por lo tanto, suponer una ganancia considerable de vidas salvadas.

Anuncios

Antiagregantes y cirugía

 lLa sustitución de un tratamiento antiagregante por anticoagulante,  ¿protegerá de eventos cardiovasculares en igual medida?

 

Dabigatran

Ia Agència d’informació avaluació i qualitat en salud del Servicio Catalán de Salud ha publicado una nota sobre las indicaciones de uso del dabigatran , que junto con lo publicado por la AEMPS y un vínculo a la hoja de evaluación de dabigatran del Servicio Extremeño de Salud, os dejamos a continuación por lo que clarifican la pauta a seguir                        

 Información del Servicio Catalán de Salud:  Lee el resto de esta entrada »

SCASEST

Suplementos de calcio y riesgo cardiovascular

El BMJ publicó en abril de esta año el artículo titulado “Calcium supplements with or without vitamin D and risk of cardiovascular events: reanalysis of the Women’s Health Initiative limited access dataset and meta-analysis” . Los autores, un grupo de investigadores de la universidad de Auckland, Nueva Zelanda, concluyen que “los suplementos de calcio con o sin vitamina D aumentan modestamente el riesgo de eventos cardiovasculares, principalmente infarto de miocardio. Por lo que una reevaluación del papel de los suplementos de calcio en el tratamiento de la osteoporosis está justificada”.
El estudio, diseñado como re-analisis del WHI CaD Study concluye que“El tamaño de este incremento es modesto, alrededor del 25% -30% para infarto de miocardio y el 15% -20% para ACV, pero, debido al uso generalizado de suplementos de calcio solo o con vitamina D, incluso pequeños aumentos en la incidencia de enfermedades cardiovasculares puede traducirse en una carga sustancial en la población, especialmente en los grupos de mayor edad. Por otra parte, la comparación de los beneficios del calcio en la prevención de fracturas con el riesgo de eventos cardiovasculares sugieren que el riesgo en beneficio de perfil es desfavorable: en nuestro análisis, el tratamiento de 1.000 pacientes con calcio o calcio y vitamina D durante cinco años podría causar seis infartos o derrames cerebrales adicionales (NNT 178) y prevenir las fracturas en sólo tres (NNT 302).”
La revisión Cochrane encontró un beneficio significativo en el uso de calcio y vitamina D (en una dosis diaria de 1,2 g de calcio más 800 unidades de vitamina D) en personas de riesgo alto o institucionalizadas, pero no en las de menor riesgo residentes en la comunidad.
También hay que señalar que las personas en situación de riesgo basal más elevado de eventos cardiovasculares tienen un mayor riesgo absoluto de los posibles daños de suplementos de calcio y vitamina D.
El National Prescribing Center del NHS, considerando el estudio pertinente, no aconseja ningún cambio en la práctica de prescripción, pero si recomienda informar a los pacientes y sopesar los posibles beneficios y riesgos del uso de calcio y vitamina D de forma individual.
Aconseja seguir las indicaciones de la guía NICE sobre la prevención primaria y secundaria de las fracturas osteoporóticas, que recomienda estudiar el ofrecimiento de estos suplementos a las mujeres posmenopáusicas que reciben tratamiento (por ejemplo, con bifosfonatos)- a menos que haya seguridad de que haya una ingesta adecuada de calcio y la vitamina D está repleta- También indica suplementos de calcio en las personas que no reciben tratamiento o profilaxis farmacéuticas, pero que están en alto riesgo de caídas o fracturas, como ancianos institucionalizados.

Novedades en fibrilación auricular

¿Efecto de clase de los betabloqueantes en la insuficiencia cardiaca?

Hace unos días, el c+mprimid- hizo referencia a la eficacia de los betabloqueantes en la insuficiencia cardiaca así como a su infrautilización.

En un artículo, ahí mencionado, y publicado en The American Journal of cardiology se analiza si hay un efecto de clase entre los diversos BB

Population-Based Analysis of Class Effect of β Blockers in Heart Failure

“El uso a largo plazo de β bloqueantes ha demostrado mejorar los resultados de los pacientes con insuficiencia cardiaca (IC). Sin embargo, sigue siendo controvertido si se trata de un efecto de clase, y, en concreto, si Carvedilol o Bisoprolol son superiores al Metoprolol. El presente estudio fue un estudio comparativo de la eficacia de los β bloqueantes para los pacientes con IC en un estudio de base poblacional. Se realizó un estudio observacional de cohortes con las bases de datos administrativas de Quebec, para identificar a los pacientes con IC que se les prescribió un β bloqueante después del diagnóstico de la IC. Se utilizó estadística descriptiva para caracterizar a los pacientes por el tipo de β bloqueante prescrito al alta. La mortalidad no ajustada a los usuarios de cada β bloqueante se calculó mediante curvas de Kaplan-Meier y se compararon mediante la prueba de log-rank. Para tener en cuenta las diferencias en el seguimiento y control de las diferencias entre las características del paciente, fue usado un modelo multivariado de riesgos proporcionales de Cox, para comparar la mortalidad. De los 26.787 pacientes con IC, con una mediana de seguimiento de 1,8 años por paciente, la incidencia bruta de mortalidad fue de 47% con Metoprolol, el 40% con Atenolol, el 41% con Carvedilol, Bisoprolol con 36% y 43% con Acebutolol. Después de controlar por varias covariables diferentes, encontramos que el Carvedilol (HR 1,04, 95% intervalo de confianza [IC] 0,97 a 1,12, p = 0,22) y Bisoprolol (HR 0.96, IC 95%: 0,91 a 1,01, p = 0,16 ) no fueron superiores al Metoprolol en la mejora de la supervivencia. Atenolol (HR 0,82, IC 95%: 0,77 a 0,87, p <0,0001) y Acebutolol (HR 0.86, IC 95%: 0,78 a 0,95, p = 0,004) fueron superiores al Metoprolol.

En conclusión, no encontramos evidencia de un efecto de clase de los β bloqueantes en pacientes con IC.”

Los autores destacan como un hallazgo sorprendente el que las tasas de mortalidad y de mortalidad-reingreso, fueron significativamente más bajas en el grupo de los pacientes tratados con atenolol, frente a los tratados con metoprolol o carvedilol. Diferencia, estadísticamente significativa, que se confirma tras ajustar las tasas. Parecen datos interesantes a tener en cuenta ya que hasta el momento, en España, el atenolol no está aprobado para esa indicación y no es un fármaco que se mencione, en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca, en  guías tan prestigiosas como la anglosajona NICE